Más de 1800 individuos vivos de 217 especies de fauna silvestre fueron decomisados en Colombia, Ecuador, Perú, Bolivia y Brasil en el último semestre de 2021

Entre julio y diciembre de 2021 se registraron 348 noticias sobre decomisos de fauna silvestre de origen ilegal, con 217 especies implicadas. El reporte realizado por Wildlife Conservation Society (WCS) revela que aves, mamíferos, reptiles, anfibios y peces continúan siendo objeto del comercio ilegal de fauna silvestre en los países andino-amazónicos.

Desde 2019, WCS, en el marco de la Alianza por la Fauna Silvestre y los Bosques, viene realizando el seguimiento a las noticias sobre decomisos de fauna silvestre viva o de sus partes, en Colombia, Ecuador, Perú, Bolivia y Brasil (estados Acre y Amazonas). Cada semestre, a partir de los reportes noticiosos publicados en los portales informativos y redes sociales de las autoridades gubernamentales, se publica una infografía con los resultados sobre las especies de fauna silvestre vertebrada, encontradas frecuentemente en estas confiscaciones.

Durante el último semestre de 2021, se registraron 348 noticias sobre decomisos, de las cuales 118 provenían de Ecuador, 104 de Bolivia, 46 de Brasil, 43 de Colombia y 37 de Perú.

Según este registro, los especímenes decomisados pertenecían a 217 especies de las cuales el 43% correspondió a aves, el 37% a mamíferos, el 16% a reptiles, el 2% a peces y el 1% a anfibios.

Entre las especies más comunes halladas en los decomisos están:  el pez Paiche o Piracucu (Arapaima gigas), la tortuga patas amarillas (Chelonoidis denticulata), la tortuga Taricaya o Peta de río (Podocnemis unifilis), el loro mejilla amarilla (Amazona amazonica) y el Guacamayo azulamarillo o Paraba azul (Ara ararauna). Todas estas especies se encuentran incluidas en el Apéndice II de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES), lo que significa que podrían llegar a estar amenazadas de extinción, a menos que se controle estrictamente su comercio.

Especies más comunes halladas en los decomisos del último semestre de 2021.

Se calcula que en los operativos realizados por las autoridades de control se decomisaron:

  • 1887 individuos vivos, posiblemente destinados a mercados de mascotas o a colecciones privadas, donde el 48.5% del total de decomisos de fauna silvestre fueron reptiles.
  • 1822 huevos, la mayoría de la tortuga Taricaya o Peta de río (1792 huevos), posiblemente destinados al consumo.

A nivel de país, las cifras revelaron que:

En Perú, 222 kg de carne de animales silvestres incluyendo venados (Mazama sp.) y majaz (Cuniculus paca) fueron decomisados en agosto, en un operativo realizado en Ucayali.

En Colombia, fueron decomisadas 3493 aletas de tiburón y 117 kg de vejigas natatorias de pez en septiembre, mismas que estaban embaladas en 10 cajas e iban a ser exportadas de manera ilegal a Hong Kong.

En Ecuador, ese mismo mes se decomisaron 213 caballitos de mar (Hippocampus ingens) muertos, en un equipaje en el aeropuerto de Guayaquil “José Joaquín de Olmedo”.

En Bolivia, entre agosto y septiembre, se decomisaron 1681 huevos de tortuga Taricaya o Peta de río (Podocnemis unifilis) en operativos realizados en los departamentos de Beni y Santa Cruz de la Sierra.

En Brasil, entre julio y noviembre, más de 40.8 toneladas de Paiche o Pirarucú (Arapaima gigas), fueron decomisadas en el Estado de Amazonas.

Llama la atención de este monitoreo, que solo 82 personas fueron arrestadas por su presunta participación en actividades de tráfico de fauna silvestre (aunque se desconoce si fueron condenadas o no), de las cuales 52 se arrestaron en Brasil, 15 en Perú, 12 en Colombia, 2 en Ecuador y 1 en Bolivia.

Con respecto a los procesos judiciales, entre octubre y diciembre de 2021, se reportaron 14 noticias en boletines oficiales de prensa de las fiscalías en Ecuador, Colombia y Perú sobre procesos judiciales en casos de tráfico de fauna silvestre. Perú es el país que mayor número de casos reportó, con una tasa de judicialización del 85%,condenas impuestas en el trimestre desde 1 hasta 3 años y 9 meses de prisión, y multas de hasta 420 dólares americanos. En segundo lugar, se encuentra Colombia, y en tercer lugar Ecuador. La fiscalía en Bolivia no reportó procesos judiciales o condenas impuestas en el periodo.

Estas alarmantes cifras demuestran la magnitud de la problemática actual del tráfico de fauna silvestre en estos países, que pone en riesgo a las especies y a los ecosistemas. A pesar de que el número de hallazgos de individuos y huevos traficados es menor con respecto a las cifras detectadas en el primer semestre de 2021, esta disminución puede estar relacionada a otras causas como nuevas estrategias implementadas por los traficantes o a cambios en la frecuencia de los operativos. Aunque los países están realizando esfuerzos para penalizar estas acciones, se requiere fortalecer las capacidades de las autoridades para prevenir, detectar y sancionar estos delitos, así como para lograr el cumplimiento de la ley y la protección de las especies.

La información de este reporte se encuentra en una infografía que puede ser descargada aquí.


Sobre la Alianza por la Fauna Silvestre y los Bosques

La Alianza por la Fauna Silvestre y los Bosques es una acción regional impulsada por la Unión Europea e implementada por WCS y WWF que busca combatir el tráfico de fauna silvestre y madera, a través del compromiso de la sociedad civil en el fortalecimiento de la aplicación de la ley y la cooperación con y entre las autoridades de Colombia, Ecuador, Perú, Bolivia y zonas de tri-frontera con Brasil.

Para contacto de medios de comunicación:

Dora Arévalo. Especialista Senior de Comunicaciones Programa Contra el Tráfico de la Vida Silvestre -región Andes-Amazonía-Orinoquía. Wildlife Conservation Society (WCS). [email protected]

Post Relacionados

La CoP19 de la CITES ofrece la esperanza de que el mundo pueda unirse para la protección de la vida silvestre
En esta reunión se lograron alcanzar con éxito medidas como garantizar que el comercio internacional de todos los tiburones réquiem y docenas de especies de tortugas de agua dulce, las matamata de Suramérica, la tortuga caimán de Estados Unidos, la tortuga mordedora común y más de 160 especies de ranas de cristal, estén cubiertas por la CITES; además, se discutió la importancia de una mayor atención al riesgo de propagación de patógenos precedentes del comercio de vida silvestre, así como al cumplimiento, la aplicación y el comercio ilegal de animales vivos y productos de elefantes, rinocerontes, jaguares, tigres y otros grandes felinos asiáticos.
Un estudio realizado por Wildlife Conservation Society (WCS) en 31 plataformas online de acceso libre en siete idiomas detectó 230 publicaciones con posibles partes de jaguar en venta. Los colmillos junto con las pieles son los elementos constitutivos mayormente detectados. Esto representa una amenaza emergente y grave para las poblaciones de jaguar en toda el área de distribución de este icono de la vida silvestre de América Latina.

Suscríbete a nuestro boletín informativo

Recibe en tu correo electrónico las noticias, campañas, eventos y recursos de la Alianza en los países andino-amazónicos. ¡No te pierdas los avances!

Perú

Ecuador